Raquel Serrano es una joven empresaria y emprendedora pionera en el diseño de férulas 3D en España. Ha logrado destacarse en un campo innovador, liderando su empresa FIIXIT con el eslogan «Adiós escayolas». En esta nueva entrevista en InnovadorasTIC, Raquel nos cuenta su historia, desde sus inicios en la tienda de su madre hasta la creación de una empresa que está revolucionando la ortopedia. Vamos a conocer cómo ha sido su trayectoria, los desafíos que ha enfrentado y las innovaciones que ha introducido en el sector.

Ha sido una montaña rusa, yo comencé a emprender en el año 2015 y acabé la carrera en 2014. No encontraba trabajo, así que me puse a trabajar en la tienda de mi madre que tenía para niños. Hacía pulseras en 3D y las vendíamos allí. Al cabo de un tiempo Andalucía Emprende aparece en mi vida para decirme que monte un estudio de diseño industrial, algún trabajo comenzó a salir en Marbella y Málaga. Tiempo más tarde, me volvieron a llamar para que me apuntara a un concurso de la universidad. Me presenté porque convencieron a mi padre primero de que me hiciera autónoma,  que ellos me ayudarían con el plan de negocio. Así que empecé a ganar concursos, como el de IKEA para estar mentorizada durante un año. 

Un día, estoy cenando con mi pareja y se me ocurre que en vez de vender pulseras en 3D en las tiendas, se me ocurre hacer escayolas. Pienso, con el respaldo de la Universidad de Málaga seguro que podemos llegar a conseguirlo. Con ese concurso conseguimos comprar material para llevar el proyecto a cabo. Lo que realmente se despertó en mí, fue cuando Gabi, una antigua compañera de IKEA me dijo “a ver si te vas a convertir en una niña de concurso, porque tu idea es muy chula, pero todavía no la he visto llevar a cabo” a lo que respondí “el mes que viene te traigo tres férulas”, y así lo hice, ahí empezó todo. 

En 2016 nace FIIXIT, que ya llevaba un año engendrando antes de ser marca. Cuando estuve en Silicon Valley, recuerdo que lo probé con cinco pacientes, pero hasta 2016 no tuvimos consentimiento, tuvo que venir un inspector hasta que me concedieron la licencia para poder empezar a venderlas. Estas no llegaron hasta 2017. 

Ahora, como te he dicho antes, he sido una montaña rusa, después de muchos noes, el COVID fue otro gran agujero y luego, en 2022 fui mamá, eso “afectó” a la empresa, porque me tuve que dedicar también al 200% a otra persona. No era fácil conciliar todo. En 2022- 2023 aparece una multinacional que hace lo mismo que nosotros o parecido. Así que en 2023 fue cuando dije que si yo no conseguía llegar a ciertos números, cerraba la empresa. No todo siempre es un camino de rosas, eso también hay que decirlo. Pero justo en ese momento, viene a Málaga una amiga que se dedicaba a vender en Amazon y me aconsejó que lo empezase a hacer para la empresa. Así que, como yo soy fabricante a medida y fabricante en serio, hago una inversión en una formación de alto nivel en Amazon, y en septiembre nos lanzamos en el portal. Eso fue lo que nos terminó salvando, gracias precisamente a vender a través de ahí, mantenemos un equilibrio bastante bueno. 

Cuando acabé el bachillerato, yo quería hacer caminos, pero me dijeron que me metiese en montes, no aprobé todo a la primera, me apunté a una academia, y yo quería entrar para diseñar puentes. Como me gustaba mucho el diseño  y los profesores de mi academia lo sabían, me dijeron que me metiesen ahí. Estaba en Madrid, así que como justamente estaba la carrera de Ingeniería Industrial y Diseño de Producto en Málaga, me volví. No hay que tener miedo a los cambios, gracias a eso estoy aquí hoy. 

Para mí fue un antes.  Yo estaba yendo al cine con mis padres y me llama un teléfono que no tengo guardado, no iba a cogerlo, pero mi madre insiste en que lo haga, como si ella supiese ya algo. Era super tarde y de repente se presenta, “Hola, soy Paloma Hoyos, te hemos propuesto de la Junta de Andalucía para las Medallas de la Orden Mérito Civil que otorga la Casa Real, y me dice que me avisaba porque mañana me llamarán de la Casa Real, para que no piense que es una broma. Por la mañana, efectivamente, recibo por la mañana la llamada de la Casa Real. “Hola, soy Bernardo Curro, Jefe de Protocolo de la Casa Real”. Yo no me lo creía, y respondí como diciendo “a ti te esperaba yo”. Nunca me había pasado esto y creo que él se debió reír más que yo.  Para mí fue increíble. Ese día lo recuerdo con mucha ilusión.

Justamente, gracias a este premio,  me llaman del Vicerrectorado de la universidad para decirme que acaban de montar un fondo de inversión en Málaga y que me presente,  era ideal para mí y fui la primera empresa invertida por ellos. 

Este mundo es muy masculino, pero cada vez me encuentro más técnicos de ortopedia que son mujeres. Lo cierto es que siempre me he encontrado personas que me han apoyado, sin distinciones de género, no he notado nunca una mala cara. El tema de la inversión si bien es cierto es complicado, ahí la mayoría son hombres. El tener la medalla del Rey  me abrió muchas puertas, he tenido mucha suerte, también mi ciudad me ha respaldado mucho. He llevado a Málaga por bandera y ella me ha llevado a mí. 

No, yo ahora mismo estoy centrada en sacar esto adelante. Fabricar a medida es lo que me gusta. Mi producto, gracias a Amazon me he hecho internacional y estoy enfocada en eso. 

Yo siempre lo digo. Para mí, mis referentes han sido tanto masculinos como femeninos, y han sido mis padres.  Me han dejado estudiar lo que quería. Vengo de padres autónomos, sé lo que cuestan las cosas. Así que si, mis referentes son ellos. 

Es cierto que es un tema que preocupa y que es importante, considero que cada uno debe estudiar lo que le gusta. Por ejemplo, a mí de pequeña siempre me han apasionado los legos, los scalextric, estaba claro que ya iba a tirar por ingeniería. Ahora, vivo con un profesor en casa, su calidad de vida es muy diferente a la mía y ahí sí se nota que no es fácil el camino que elijas. Mi baja no fue nada sencilla, con la maternidad, la conciliación con el trabajo y con ser autónoma es horrible.

Pero está claro que tenemos que apostar por el talento español. Porque por mis ideales y mi forma de ser no me llevo la empresa fuera, pero en España es complicado emprender, aunque no imposible, seas hombre o mujer. 

Que hagan lo que ellas consideren, que es lo que deben de hacer, porque es su vida, tu decisión va a cambiar el rumbo de todo, pero siempre hay tiempo para cambiar. 

El “no” siempre se lo van a encontrar, y él “no” siempre es una ventana oculta, siempre que me he llevado un “no”, luego han venido cosas muy bonitas. Que no tiren la toalla, no hay que enamorarse de una idea, la idea si no te da lo que quieras, fuera. Hay que hacer las cosas con respeto y amor.